Willkommen


Porque no sólo me siento vivo cuando amo, el odio es ahora la sangre que recorre mis venas. Mi felicidad se tornó en llanto, y la ira llenó el vacio que dejó mi afecto hecho pedazos. Hoy me arrastro en la sombra, alimentándome de aquellos que me rodean.
Contigo será diferente; tú vendrás conmigo allí donde no llega el alba. Me acompañarás camino a la agonía, en aquel valle perdido de flores negras donde mueren los sueños. Caminaremos pisando las cenizas de nuestros deseos nunca cumplidos, y cruzaremos los canales plateados de las lágrimas que alguna vez derramamos. Te enseñaré el retrato de mi alma; los despojos en que convertí lo que una vez llegué a ser. Entonces comprenderás que, lejos de haber tocado el cielo, fui enterrando poco a poco mis días en un cementerio de tumbas sin nombre.

Bienvenida a mi valle de la muerte, donde me siento más vivo que nunca.